Para mí, la terapia… (1)

/, General, Uncategorized/Para mí, la terapia… (1)

Para mí, la terapia… (1)

Siempre he sentido que, para mí, la mejor manera de transmitir cómo la Terapia Gestalt te puede ayudar, es a través de las experiencias personales. Por eso he optado por una forma muy íntima y personal de escribir en lavidaencolor, compartiendo mis vivencias y mis “darme cuenta”.

Pero quiero ir más allá y hoy os traigo una “estrella invitada”, una persona valiente y generosa nos ha dejado un regalazo en forma de testimonio de lo que ha sido su experiencia con la terapia.

¿Qué ha significado para ti hacer terapia? ¿Qué cambios has notado? ¿Cómo te ha ayudado tu terapeuta? –fueron las preguntas que le hice. A continuación os dejo su precioso y emocionante relato.

“Empezar a hacer terapia me ha abierto los ojos sobre un malestar existencial que no veía en mí o quizás creía que vivía con total normalidad. Cuando la terapeuta me preguntó porqué venía, le contesté que no sabía muy bien el porqué y que yo en realidad no tenía problemas.

 

Al final le dije que el único punto negro en mi vida era que mi madre llevaba ya dos años con quimioterapia y que su cáncer estaba bastante avanzado, pero se lo dije como si allí no pasara nada, con una gran sonrisa en la cara, muy mona yo y siempre manteniendo las formas… No hay mayor ciego que alguien que no quiere ver sus problemas. Estaba completamente desconectada del dolor que esa situación en realidad me provocaba.

 

La terapeuta me preguntó si eso me hacía feliz y yo, sorprendida, le contesté que por supuesto que no. Me preguntó entonces, ¿por qué sonreía? Me dejó descolocada. A partir de allí, sentí que hacer terapia me iba a ayudar a conectar con mis emociones, tanto las buenas como las malas, a vivirlas, a expresarlas y a llorarlas. En fin a sentirme más en acorde con la realidad que vivía en el momento, aunque ese momento de mi vida fuese duro de tragar.

 

Poco a poco profundicé en mi dolor, he ido “pelando las capas de la cebolla”. En todo ese proceso, mi madre decidió irse. Gracias a la ayuda de una terapeuta excepcional, tuve la gran suerte de poder acompañar a mi madre a morirse, a agradecerle su vida y lo que nos ofreció a toda la familia, a permitirle que se fuera en paz sin preocuparse por nosotros, a cuidarla y mimarla y también a otorgarle el espacio necesario para que pudiera dar su último soplo.

 

Lo he pasado mal, muy mal, pero mi madre, al irse, me hizo el mayor regalo que se puede hacer: hacerme darme cuenta de quién soy yo, de mi esencia, de mi verdad, de lo que quiero y lo que no, de ser, en la mayor medida posible, lo más honesta conmigo misma… aunque a veces eso sea muy difícil de sostener.

 

De hecho, creo que es EL reto de la vida, porque nos la pasamos mintiéndonos a nosotros mismos constantemente. Yo desde luego me di cuenta de que me estaba mintiendo a lo grande, haciendo cosas que no me pegaban y en el lugar inadecuado a lo que soy yo de verdad. Y por supuesto, actué para cambiar.

 

El cambio no ha llegado de un día para otro. Ha sido un proceso de varios años, de maduración, de reflexión, de trabajo conjunto con el terapeuta y, para llegar a lo que soy ahora, me apoyé en varias técnicas: terapia Gestalt, constelaciones familiares, hipnosis ericksoniana, sofrología, respiración holotrópica. Hasta que un día pensé “ya está… pausa y ¡a disfrutar de lo trabajado!” Y si decidí eso, es porque ¡por fin sentía Paz interior!

 

Eso sí, no vuelvo a la ceguera ni para atrás y si me veo bloqueada en un tema o en una situación que no consigo solucionar sola y con los recursos que ya aprendí, pido ayuda haciendo alguna sesión. Mi bienestar emocional, mental y espiritual no tiene precio.”

Foto de AlmaArtePhotography, usada bajo licencia de Creative Commons.

[box type=”info”] Si estás pensando en hacer terapia, puedes escibirme a frida@lavidaencolor.com o llamarme al teléfono 630313668 y podemos concertar una primera entrevista.[/box]

By |2016-06-01T10:52:18+00:00junio 1st, 2016|Destacados, General, Uncategorized|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment