Terapia Gestalt para vivir mejor

Crisis de los 40

Posted on May 17, 2017

Crisis de los 40

Cuando se habla de la crisis de los 40, se suele hacer como algo negativo, como un período en que la persona no es ella misma y comete una serie de locuras o estupideces. Una etapa de confusión y sinsentido, que más vale pasar rapidito y que cause el menor daño posible en tu vida.

Desde el punto de vista terapéutico, las crisis suelen traer crecimiento, aunque en el momento de vivirlas no lo parezca y muchas veces nos acarrea un cierto grado de incomodidad o incluso sufrimiento.

Las crisis suelen significar una ruptura con lo anteriormente establecido. Algún hecho o vivencia desencadena toda una serie de movimientos en nuestra vida haciendo que sintamos como si todo se tambalease. Nos podemos sentir perdidos, vacíos, enfadados, tristes… preguntándonos quienes somos y qué sentido tiene nuestra vida.

Pero precisamente toda esa “molestia” causada puede ser el impulso que necesitamos para ponernos manos a la obra y hacer un trabajo que probablemente teníamos pendiente desde hacía mucho tiempo.

Al cumplir 40 de repente nos damos cuenta de que posiblemente haya pasado ya la mitad de nuestras vidas. Tomamos conciencia del paso del tiempo y de la cercanía de la muerte, el fin de la vida tal como la conocemos.

El pensar en nuestra propia muerte hace que analicemos toda nuestra vida desde una perspectiva diferente, buscándole un sentido a nuestra existencia. Y a la vez, el hecho de imaginar que aún nos queda “la mitad” de la vida por delante puede ayudar a que sintamos que es suficiente tiempo como para que todo sea posible y valga la pena hacer el esfuerzo.

Al llegar a esta edad, tal vez empecemos a hacernos preguntas del tipo: “¿Tiene sentido mi vida tal como la estoy viviendo? ¿O simplemente la estoy dejando “pasar” como la arena fina que se escurre entre los dedos?”

Para alguien que aspira a vivir con plenitud, son preguntas muy saludables. Es simplemente comprobar si en la vida estamos llevando el rumbo que deseamos y, si no fuese así, una oportunidad para hacer los cambios necesarios para el tiempo que nos queda por delante.

Quizás el gran regalo de los 40 sea precisamente la capacidad de hacértelas, de tener la valentía de encararlas con todas sus consecuencias y, sobre todo, de reflexionar sobre ellas con la perspectiva única de alguien que acumula millones de horas de experiencia en esta actividad llamada vida.

Bienvenidos sean pues los 40 y la correspondiente crisis que la vida nos depare.

 

Foto de Trinitro Tolueno, usada bajo licencia de Creative commons.

 

 Si te encuentras en plena crisis y crees que la Terapia Gestalt te puede ayudar a aprovecharla al máximo, puedes contactarme y concertar una entrevista gratuita de 30 minutos.

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: